LO QUE SABEMOS

21-12-2015

Lógica causal / lógica effectual

Artículos

Cuando las compañías alcanzan cierta madurez las actividades de emprendimiento comienzan a volverse rígidas y dejan de fluir con el ritmo que lo hacían al inicio.

Independientemente del enfoque que tenga la empresa en cuanto a la innovación, siempre será importante que los empleados tengan noción de elementos básicos de creación de nuevos negocios que faciliten a la organización el seguir floreciendo en diversos ámbitos. Sin embargo, la tendencia será que la empresa trate de emprender siguiendo una lógica causal o tradicional.

Las claves de un comportamiento causal son:

- El análisis precede la acción.

- Tiempo y otros recursos son invertidos en pos de análisis productivo.

- La claridad de las metas y, sobretodo, la precisión de la predicción determinan el proceso de adquisición de recursos.

- La probabilidad de éxito en los diferentes objetivos determina a quien incluir en el proyecto.

- El control sobre los resultados se obtiene al mantenerse al tanto de la tendencia.

- La administración de riesgos procura evitar el fracaso a toda costa.

En cambio, las claves de un comportamiento effectual son:

- Las acciones e interacciones con otros stakeholders preceden y conducen el proceso de emprendimiento entero.

- La energía creativa se enfoca en construir el proyecto con el mínimo de recursos invertidos. Cada stakeholder invierte lo que puede permitirse o lo que está dispuesto a perder.

- La imprevisibilidad es considerada un recurso, buscando enfocarse en estrategias no predictivas.

- Todo aquel que participa ayuda a determinar las metas y formas del nuevo proyecto.

- El control se alcanza al atacar lo realizable y al transformar las realidades actuales en nuevas posibilidades de progreso.

- La administración de riesgos procura que los fracasos sean siempre pequeños y, principalmente, que sucedan lo más pronto posible para tener la oportunidad de construir sobre de ellos.

Aunque el debate entre el enfoque causal y effectual sigue siendo feroz a nivel académico, la teoría de effectuation ofrece herramientas que, de utilizarse correctamente, pueden fortalecer el modelo cliente-céntrico.