LO QUE SABEMOS

21-09-2015

Lean Start-up

Artículos

Aunque las enseñanzas de los modelos emergentes, tales como Effectuation, aparentan reflejarse a cuentagotas en el día a día de la creación de negocios, existen algunos ejemplos que ya se aplican en el mercado y que muestran destellos de la dinámica del pensamiento “effectual”.

Derivándose de la teoría de producción esbelta, el concepto de Lean Start-up introduce un modelo de emprendimiento que pretende acercar a los creadores de negocios al estilo de pensamiento propuesto por Sarasvathy en la teoría de Effectuation.

Lean Start-up ofrece una forma de iniciar un proceso de emprendimiento que permita racionalizar de mejor manera los recursos disponibles y que reduzca el riesgo del emprendedor.

 

 

El modelo está constituido de los siguientes cinco grandes principios:

 > Los emprendedores están por doquier. Este modelo contradice la creencia de que existen perfiles de emprendedor. En cambio, considera que todo emprendimiento puede ser plasmado en un proceso, lo que significa que puede ser aprendido y, por ende, enseñado.

> Emprender es administrar. Un emprendimiento no depende solamente de que tan innovador o disruptivo es el producto o servicio que se ofrece. Un emprendimiento es una institución, por lo que la mente que la concibe debe comprender que el diseño de su producto debe extenderse hasta el desarrollo de una administración viable de su nueva empresa.

> Aprendizaje validado. El emprendimiento no termina con generar dinero, cosas o satisfacción al cliente. La teoría de emprendimiento debe enfocarse a mostrar cómo construir un negocio sustentable.

> Innovación contable. No se podrá alcanzar un negocio sustentable si no se evalúa a los emprendedores. Es necesario dedicar tiempo y esfuerzo para determinar de qué manera se medirá el progreso, cómo se priorizarán tareas y como se establecerán objetivos.

> Crear-Medir-Aprender.  La actividad primordial de un Lean Start-up será siempre transformar ideas en productos, medir la respuesta de los consumidores de ese producto y determinar si es necesario “pivotear” el rumbo del proyecto o perseverar.

Lean Start-Up ofrece un modelo interactivo, evolutivo y fácilmente adaptable a los alcances reales de cada prospecto de emprendedor.